Nuestro Papa - Parroquia La Purisima Murcia

Vaya al Contenido

Menu Principal:

LA NOCHE DE FRANCISCO
Visita del Papa Francisco a Joseph Ratzinger
MISA DEL INICIO DEL PONTIFICADO DEL PAPA FRANCISCO
PRIMERA MISA DEL PAPA FRANCISCO

          


  Un día después de ser elegido Sumo Pontífice, Francisco ha celebrado su primera misa a la que han acudido los 114 cardenales electores que participaron en su elección. La Eucaristía se ha celebrado a las 17:00 horas en el mismo lugar en el que consiguió el apoyo de sus compañeros, la Capilla Sixtina.

En ella ha mostrado su carácter y ha dado ya unas pinceladas de lo que puede ser su Pontificado. Ha hablado de la cruz y de la misión de la Iglesia, de la esencia y de las consecuencias de separarse de lo que realmente significa la Iglesia. Y todo ello en una breve pero intensa y directa homilía.


En su primera homilía como Papa y hablando en italiano, sin leer ningún texto, Francisco ha observado que las tres lecturas tienen algo en común: "el movimiento. En la primera de ellas, el movimiento es camino; en la segunda el movimiento está en la construcción de la Iglesia ; en el Evangelio, el movimiento está en la confesión. Caminar, construir, confesar".

El Pontífice ha recordado que lo primero que Dios dijo a Abraham fue : "Camina en mi presencia y sé perfecto. Nuestra vida es un camino. Cuando nos detenemos, hay algo que no funciona. Caminar, siempre, en presencia del Señor, a la luz del Señor, intentando vivir con la perfección que Dios pide a Abraham".

"Construir -ha dicho- Edificar la Iglesia; se habla de piedras: las piedras son consistentes; pero son piedras vivas, piedras ungidas por el Espíritu Santo. Edificar la Iglesia, la Esposa de Cristo, sobre la piedra angular que es el Señor mismo".

"Confesar... Podemos caminar cuanto queramos, podemos construir tantas cosas, pero si no confesamos a Jesucristo, no vale. Nos convertiríamos en una ONG filantrópica, pero no seríamos la Iglesia, esposa del Señor. Cuando no andamos, nos detenemos... retrocedemos. Cuando no se construye sobre las piedras ¿qué pasa? Nos pasa lo mismo que a los niños cuando hacen castillos de arena en la playa: terminan cayéndose porque no tienen consistencia". Y, citando a Leon Bloy, el Santo Padre ha afirmado: "El que no reza al Señor, reza al diablo" porque "cuando no se confiesa a Jesucristo se confiesa la mundanidad del demonio".

"Caminar, edificar, construir, confesar. Pero no es tan fácil, porque cuando se camina, se construye, se confiesa, a veces hay sacudidas, hay tirones, que no son movimientos propios del camino porque nos hacen retroceder".

En el Evangelio, ha proseguido el Papa, "incluso Pedro que ha confesado a Jesucristo, le dice: "Tú eres Cristo, el hijo de Dios vivo. Yo te sigo, pero no hablemos de la Cruz. Es algo que no tiene nada que ver... Te sigo, sin la Cruz". Pero "cuando caminamos sin la Cruz, cuando construimos sin la Cruz y cuando confesamos a un Cristo sin la Cruz... no somos discípulos del Señor: somos mundanos; somos obispos, sacerdotes, cardenales, papas, pero no discípulos del Señor".

"Y yo quisiera que todos, después de estos días de gracia, tengamos el valor; sí, el valor, de caminar en presencia del Señor, con la Cruz del Señor, de edificar la Iglesia sobre la sangre del Señor que se derramó en la Cruz; y de confesar la única gloria: a Cristo crucificado. Y así, la Iglesia irá hacia delante. Deseo para todos nosotros que el Espíritu Santo y la oración de la Virgen, nuestra Madre, nos conceda esta gracia: caminar, edificar, confesar a Jesucristo".

Terminada la homilía, en las oraciones de los fieles se ha rezado por el nuevo pontífice y también por Su Santidad Benedicto XVI para que "sirva a la Iglesia en el retiro con una vida dedicada a la oración y la meditación". También se ha pedido que los responsables de las naciones "no actúen movidos por la fuerza o por el interés, ni tiranicen a las personas y sean conscientes de que todo poder procede de Dios" y se ha recordado "a cuantos sufren, a cuantos luchan desamparados en la vida para que Cristo, el Pastor supremo, los conforte y consuele dándoles la corona de la gloria". Una vez finalizada la Misa, el Pontífice ha visitado el apartamento papal en el palacio apostólico
.


        

 
Actualizada 15/09/2017
Regreso al contenido | Regreso al menu principal